Pep Bonet: “Me gusta contar mis propias historias y descubrirlas en los lugares a los que voy”

Bonet en PhotOn Festival

Bonet minutos antes de comenzar su charla. / Foto: Juanjo Benítez

En una sala abarrotada y luciendo una sonrisa de oreja a oreja bajo su larga y canosa barba, ofreció Pep Bonet una entretenida charla enmarcada en la programación del PhotOn Festival de Valencia. Un acto que giró en torno a sus últimos trabajos –eminentemente audiovisuales hoy en día- y a sus experiencias como fotoperiodista comprometido.

Nacido en Mallorca en 1974, Bonet comenzó a formarse en fotografía en 1997 en Amsterdam, donde empezó a conocer los entresijos de la profesión. Cinco años después ya le llegaría su primer gran reconocimiento, de la mano de World Press Photo Masterclass. Desde entonces la lluvia de premios importantes ha sido incesante, entre ellos, dos segundos premios del World Press Photo en la categoría Sports Features con “One Goal” (2007) y en la categoría Portrait stories con su trabajo “Forced Identity” (2009).

Bonet es un fotógrafo que lleva muchísimos años desplazándose a lugares de todo el mundo con el objetivo de contar las crudas realidades que vive el ser humano. “Siempre disfruto descubriendo las cosas sobre el terreno. Me gusta contar mis propias historias y descubrirlas en los países a los que voy”, explica.

Es por esta forma de trabajar que cada vez está más alejado de los Medios de Comunicación convencionales: “lo que no me parece bien es que me impongan una forma de contar una historia, desde un medio de comunicación que ha conocido la situación de un país, sin ni siquiera haberse desplazado, simplemente haciendo una búsqueda en Google.”

Transexuales en Brasil por Pep Bonet. / NOOR

Bonet prefiere alejarse de la inmediatez de los medios, y de su “escasa calidad”. De hecho, dice no interesarle entrar en ese círculo. “Todo el mundo ha visto la basura que hay y yo no quiero formar parte de eso. No quiere decir que no haya buenos medios, que los hay, como el canal Arte, pero es muy difícil acceder a ellos”.

Es por este motivo que ahora su trabajo se centra más hacia la colaboración con fundaciones y entidades privadas, con producciones independientes que circulan por diversos festivales. Según indica, este modo de funcionar le permite “trabajar a largo término, convertirme en un especialista de lo que estoy contando”.

El fotoperiodista se reconoce comprometido con las personas de las que habla en sus fotos y en sus documentales y, en cierto modo, se convierte en un medio para ayudarles a cambiar su situación. Como él explica cuándo “un fotógrafo empieza, se cree capaz de cambiar el mundo, pero lo que realmente sí podemos conseguir es hacer llegar el mensaje a quien tiene el poder de cambiarlo”.

Lo negativo, continúa Bonet, “es que estas historias dramáticas no venden, por eso hay que incluir en la balanza cierto tono de positividad, cierta esperanza”. Eso sí, puntualiza, “no puedo ser tan hipócrita de mostrar solo a niños sonrientes jugando al fútbol, que también los hay. No tenemos más remedio que denunciar la situación, pero buscando un cierto equilibrio”.

Como fotoperiodista, Bonet ha conseguido un prestigio innegable, aunque en los últimos años su labor se ha inclinado más hacia la producción de documentales audiovisuales: “La combinación de vídeos y fotografías para contar historias funciona muy bien. La fotografía es la que te hace pensar y el vídeo te sirve para completar y contextualizar toda esa información”.

Precisamente algunos de esos documentales, incluso sin estrenar, fueron los protagonistas de la conferencia, y pudieron ser visionados por el público asistente. Una oportunidad única de descubrir un magnífico, aunque muchas veces desgarrador, trabajo.

Si quieres descubrir estos trabajos pincha aquí.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *