Henri Cartier-Bresson, el ojo del siglo XX (y parte 3)

Cartier-Bresson en Paris

La brasserie Lipp (1969)

Cartier-Bresson no se dedicó toda su vida a la fotografía (algo que no pocos le reprocharon), de hecho en su juventud y en su madurez apostó más por la pintura, e incluso por el cine. Defendía que el arte de la fotografía no se podía aprender y que solo le interesaba por su poder para atrapar momentos. Creía que la fotografía era capaz de reproducir un reflejo fiel de la realidad, por eso, siempre tuvo a mano su inseparable Leica para contarla.

Biografía: Henri Cartier-Bresson nació en Chanteloup-en-Brie, una pequeña población cercana a París en el año 1908. En un primer momento se dedicó a la pintura, aprendiendo de maestros como Cotener y Lhote, para posteriormente continuar con su formación en este arte en la Universidad de Cambridge.

No sería hasta principios de los años 30 cuando Cartier-Bresson publicó su primer reportaje gráfico en la revista francesa Vu. Más tarde trabajó para otros medios como París Match, y en el cine como ayudante de Jean Renoir, Paul Strand y Jacques Becker.

Durante la II Guerra Mundial, fue movilizado por el ejército francés y para ellos captó el conflicto, aunque cayó prisionero de los nazis, de los que logró huir tras 36 meses de reclusión después de dos intentos fallidos de fuga.

En 1947 funda la conocidísima agencia Magnum, junto con Capa, Seymour y Rodger, y realizó reportajes por numerosos países del mundo. Entre otros, viajó a la India, Birmania, Inglaterra, Alemania, Pakistán, Estados Unidos, China, Indonesia, Cuba, México, España, Canadá, Japón, Costa de Marfil y la URSS.

En 1952, se consagró con Images a la sauvette (prologado por el mismo con su doctrina sobre el instante decisivo). Además se publicaron otras obras bibliográficas suyas como De una china a la otra o Delitos en fragrante.

En 1970 después de contraer matrimonio con la fotógrafa Martine Franck, abandonó la fotografía para centrarse en la pintura y el dibujo, a lo que se dedicó hasta su muerte el 3 de agosto de 2004.

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *