Henri Cartier-Bresson, el ojo del siglo XX (parte 2)

Cartier-Bresson en Nueva York Fotografos famosos

Downtown (1947). Nueva York

Cartier-Bresson tenía esa suerte y esa intuición única y a ello le sumaba una gran sensibilidad, sentido del humor y un talento innato (elevado a la excelencia gracias a su formación como pintor) para la composición fotográfica. Ingredientes que lo convirtieron en todo un mito, el tipo de fotógrafo aventurero y talentoso al que todos los apasionados de la fotografía les hubiera gustado parecerse.

Cartier-Bresson estuvo en los grandes acontecimientos del siglo pero siempre les brindó un punto de vista diferente, alejado de cómo los veían todos los demás. Reflejó no tanto el acontecimiento en sí, como lo trascendente, el sentimiento que dejaba en la realidad de los que vivían esos hechos. Mostraba cómo vivían esos personajes o como les había cambiado la vida. Por eso, sus imágenes son tan vitales para mostrar la realidad.

Delante de su objetivo han pasado personajes ilustres como Matisse, Giacometti, Ghandi, Picasso, el Che Guevara, Fidel Castro… pero también multitud de personas anónimas que han sido igual de importantes en su narrativa audiovisual sobre la realidad del mundo.

 Continúa (parte 3)

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *