La crisis fotografiada en una burbuja

El pasado sábado se inauguró en Valencia la exposición “Espejismo, Espejismo”, una muestra conjunta del artista Salva Mascarell y el fotógrafo Juanjo Benítez. La exposición gira en torno al fenómeno de la burbuja inmobiliaria en España y su estallido, uno de los factores que contribuyó notablemente a la crisis económica que vive el país.

Burbuja Inmobiliaria. / Juanjo Benítez

Así, ambos autores nos muestran su interpretación de esta situación, utilizando para ello la escultura, la pintura y cómo no, la fotografía. En este último apartado, encontramos una interesante colección de instantáneas que conjugan belleza, composición, sencillez y originalidad para evocar a la idea de la burbuja inmobiliaria. Se trata de un conjunto de imágenes de burbujas de jabón, fotografiadas por Juanjo Benítez, en cuyo interior se ven reflejados edificios en construcción. Estructuras de ladrillo que con tanta facilidad pueden verse hoy en día, especialmente en los paisajes de costa valencianos.

Burbuja Inmobiliaria. / Juanjo Benítez

A pesar de lo que muchas veces el público piensa lo contrario, las fotografías de las burbujas no tienen ningún tipo de retoque con ningún programa de edición, únicamente se le han ajustado los niveles de exposición y contraste.

Además de las burbujas propiamente dichas, la parte fotográfica de la exposición cuenta con un interesante fotomontaje de Salva Mascarell, en el que podemos observar un ficticio “skyline” formado por imágenes de diferentes plantas de un edificio en obras, junto a trozos de cielo vistos desde esas mismas plantas.

Asimismo, “Espejismo, Espejismo” dispone de otra unidad temática fotográfica que gira también en torno a la crisis del ladrillo. Se trata de una serie de fotografías que tiene como protagonista la palmera, una planta muy típica del paisaje valenciano que siempre está asociada a la presencia del hombre y a las construcciones que éste crea. Son, en este caso, palmeras afectadas por la enfermedad del picudo rojo, una metáfora del fenómeno que ocurrió con el ladrillo valenciano.

 

Burbuja Inmobiliaria. / Juanjo Benítez

La exposición que se puede ver hasta finales de mayo en The Blue Atelier (Calle Corona 30, junto a la Beneficencia) de Valencia, cuenta también con interesantes esculturas y pinturas de Salva Mascarell. Entre ellas, destacan las piezas de su nuevo campo de experimentación artística, la de los colores reflejados.

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *